Objetivo: proteger el acero

El proceso de galvanizado en caliente tiene como uno de sus objetivos principales, proteger el acero. Cubre las superficies externas e internas y lo hace más duradero frente a la corrosión. La durabilidad de la protección, depende de la masa de zinc que recubra la pieza. A más recubrimiento, más seguridad. Los recubrimientos más gruesos, tienen una vida útil más larga.

tratamiento_final_galvanizados_aviles_galvaviles_02

Objetivo: proteger el acero

Protección catódica para evitar la corrosión

Este método se utiliza para evitar la corrosión y oxidación del acero. La protección catódica sucede cuando se cubre un metal con zinc, para que éste se corroa primero. El zinc pasa a ser ánodo de sacrificio.

Se trata de un sistema que se emplea en barcos, hidroaviones, estructuras metálicas, tuberías y hasta en nuestro hogar en las neveras y lavadoras. El ánodo de sacrificio protege a un metal oxidándose y haciendo que el metal protegido se reduzca, es decir, evita que se oxide.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s